Categories
Desarrollo Personal Dirección por Objetivos Efectividad

La dirección por objetivos aplicada a tu desarrollo personal.

Dice un viejo refrán que un sueño sin acción es una ensoñación y que una
acción sin visión, es una aberración. Por lo tanto, es necesario prestar mucha
atención al momento de definir lo que queremos hacer o llegar a ser.

Para dar cumplimiento a nuestros sueños y anhelos, debemos saber cómo describirlos y con una fecha de logro clara, es decir, definir objetivos inteligentes o SMART. Para esto, es muy útil aplicar en nosotros mismos la dirección por objetivos, es un método muy sencillo y de gran ayuda para el ámbito laboral y el personal. Sin embargo, nos exige pensar, analizar y reflexionar, para que realmente logremos obtener los resultados específicos que esperamos.

Dice un viejo refrán que un sueño sin acción es una ensoñación y que una acción sin visión, es una aberración. Por lo tanto, es necesario prestar mucha atención al momento de definir lo que queremos hacer o llegar a ser.

Para dar cumplimiento a nuestros sueños y anhelos, debemos saber cómo describirlos y con una fecha de logro clara, es decir, definir objetivos inteligentes o SMART. Para esto, es muy útil aplicar en nosotros mismos la dirección por objetivos, es un método muy sencillo y de gran ayuda para el ámbito laboral y el personal. Sin embargo, nos exige pensar, analizar y reflexionar, para que realmente logremos obtener los resultados específicos que esperamos.

Dicen que cada cabeza es un mundo, que somos seres racionales pero que pocas veces pensamos detenidamente lo que tenemos que hacer para lograr o alcanzar rápida y eficientemente nuestros propósitos, anhelos y objetivos. 

Curiosamente, en el argot del emprendimiento, aplaudimos a quienes en su conversación, nos explican su proyecto con mucho entusiasmo mencionando que su sueño es tal o cual cosa. Sin embargo, pocos concretan sus sueños con su perseverancia, otros pocos y gracias a un golpe de suerte lo hacen, otros pocos lo logran de manera consiente y planeada a través de su esfuerzo y esmero, pero la mayoría se queda pensando y haciendo poco, sueñan en que sería bueno algún día lograr hacer realidad eso, a lo que le llaman su sueño.

Si lográramos analizar en detalle lo que cada sueño nuestro representa para nosotros, si identificáramos qué es lo que significa, si lográramos definir el tiempo para concretarlo, calcularíamos el esfuerzo requerido y evaluaríamos si realmente es lograble o no; si hiciéramos todo esto, el cumplimiento de que el sueño se convierta en realidad, sería altamente probable.

Dice un viejo refrán que un sueño sin acción es una ensoñación y que una acción sin visión, es una aberración. Por lo tanto, es necesario prestar mucha atención al momento de definir lo que queremos hacer o llegar a ser.

Para dar cumplimiento a nuestros sueños y anhelos, debemos saber cómo describirlos y con una fecha de logro clara. Para esto, es muy útil aplicar en nosotros mismos la dirección por objetivos, es un método muy sencillo y de gran ayuda para el ámbito laboral y el personal. Sin embargo, nos exige pensar, analizar y reflexionar, para que realmente tenga efecto en los resultados específicos que definiremos como los esperados.

La dirección por objetivos es un método y un proceso por el cual los jefes y los subordinados, identifican conjuntamente los objetivos particulares derivados de la estrategia general de la empresa, los describen en detalle incluyendo las expectativas puntuales a lograr. Además y en función de los resultados generales que se espera sean logrados en la empresa, se definen las principales áreas y alcances de responsabilidad involucradas, así como la contribución individual a realizar por cada una de las personas, con esto, al momento de realizar las actividades, es decir al momento de ejecutarlas, se genera un efecto sinérgico en el que cada logro individual suma positivamente e incrementa el valor al logro grupal, por lo que se llega al cumplimiento de la mayoría de los resultados esperados en tiempo y en forma.

Llevando al plano personal la dirección por objetivos, lo primero que debemos hacer es definir de manera detallada el objetivo o la meta incluyendo la forma de lograrlo y el resultado esperado.

Pero, ¿qué es un objetivo? Podemos pensar que un objetivo es simplemente un sueño o meta con fecha, pero en realidad es más que eso.

Un objetivo es la formulación de un resultado concreto que se pretende obtener en un plazo de tiempo determinado y con las siguientes características inteligentes (SMART, por sus siglas en inglés):

1) Debe ser especifico, sin sesgos de ambigüedad, muy claro en lo que se espera lograr y alineado con los objetivos generales de la organización (Specific)

2) Debe ser medible con indicadores asociados cuantificables o al menos verificables (Measurable), hay que definir la forma de ir midiendo el progreso, identificar si vas por buen camino o si ya se llegó a la meta.

3) Debe ir acompañado de un plan de acción (Actionable), es decir, determinar cada uno de los pasos a seguir, describir qué es lo que se tiene que hacer y asignarles fecha, para que al dar el último paso, logremos el objetivo tal y como lo planeamos y en la fecha que lo quisimos. Si no se mide el progreso, es más fácil claudicar. Si vamos viendo el avance, es más fácil mantenernos motivados.

4) Debe ser lograble, realista, alcanzable (Reachable) a pesar de representar un reto, debe motivar, proporcionar aprendizaje y crecimiento. Coloquialmente se dice que los objetivos deben ser como las piñatas, ni tan altas que no les puedas pegar, ni tan bajas que sea aburrido pegarles.  

5) Debe tener un plazo concreto de tiempo de cumplimiento (Time specific), en cuánto tiempo debes tener logrado el objetivo, en que fecha es el momento exacto en que quieres tener tu sueño realizado.

Un ejemplo de objetivo personal SMART puede ser el siguiente:

Bajar 10 kilos excedentes de mi peso de grasa corporal y fortaleciendo sin desarrollar la masa muscular en 6 meses, haciendo ejercicio 3 veces por semana en un gimnasio y con un instructor que me asigne las rutinas y revise e informe de mi progreso, el cual debe ser de un 20% cuando menos al final de cada mes. 

Como se mencionó al inicio, definir un objetivo SMART nos exige pensar, analizar y reflexionar, por lo tanto, es necesario que, para cada una de las características SMART, tengamos la disposición y exigencia de hacernos varias preguntas y responderlas de manera completa.

El efecto sinérgico de cada paso que vayamos dando al momento de ejecutar ese plan, o como se dice comúnmente, al ir caminando o transitando por una ruta estructurada y predefinida, solo será necesario disponer de disciplina y auto-motivación. Esto es todo lo que se necesita tener para lograr las metas que te propones.

Con todo lo anterior explicado, solo resta que nos atrevamos a definir y a perseguir con toda la claridad posible, los sueños transformados en objetivos SMART.

Si requieres ayuda para encontrar tu camino, definir tus objetivos personales o bien para poder aterrizar el camino a andar para lograr hacer tus sueños realidad, cuenta con nosotros. Te podemos apoyar, nuestros consultores en desarrollo personal están disponibles para aportarte el mayor valor posible.

Contáctanos para darte más información:

Mail: calimeria@calimeria.com

Teléfonos: (55) 53448397 y (55) 53448398

Celular y Whatsapp (55) 7441 9982