Categories
Política Transformación

La transformación Obligada. Aprender a transitar los momentos de turbulencia.

Nuevos y distintos retos enfrentaremos a partir de las recientes
elecciones presidenciales, todos los mexicanos en este inicio de una 
nueva época, hemos sido testigos de la fortaleza democrática y quedó de
manifiesto la voluntad de la mayoría de todos quienes asistimos a votar.

Obligadamente se cierran ciclos, se eliminan liderazgos, se mantienen algunos y nacen otros. Iniciaremos un cambio enmarcado por la sorpresa y la esperanza. Por lo anterior, deberemos estar vigilantes, más críticos y muy agudos para evaluar las estrategias y acciones que se instrumenten para poder determinar si cada una de ellas, están a la altura de las nuevas expectativas de un país en transición de cambio.

Además, para poder encauzar hacia buen destino, nuestras decisiones personales y profesionales.

Nuevos y distintos retos enfrentaremos a partir de las recientes elecciones presidenciales, todos los mexicanos en este inicio de una  nueva época, hemos sido testigos de la fortaleza democrática y quedó de manifiesto la voluntad de la mayoría de todos quienes asistimos a votar.

Obligadamente se cierran ciclos, se eliminan liderazgos, se mantienen algunos y nacen otros. Iniciaremos un cambio enmarcado por la sorpresa y la esperanza. Por lo anterior, deberemos estar vigilantes, más críticos y muy agudos para evaluar las estrategias y acciones que se instrumenten para poder determinar si cada una de ellas, están a la altura de las nuevas expectativas de un país en transición de cambio.

Además, para poder encauzar hacia buen destino, nuestras decisiones personales y profesionales.

A fines del 2018, México ocupó el lugar 51 del Reporte Global de Competitividad del Foro Económico Mundial, le anteceden Chile con el lugar 33 y Costa Rica con el 47.

Siendo la segunda economía más importante de Latinoamérica, México tiene diferenciadas ventajas comparativas, principalmente enmarcadas por la frontera con Estados Unidos y la excelente relación internacional con Canadá. Además, últimamente ha reforzado estas ventajas al activar en mayor medida las relaciones comerciales existentes con otros países, principalmente en Europa.

Queda evidente que la constancia y la persistencia son claves para lograr conquistar los objetivos deseados, lo reconocemos ahora, en el presidente electo quien después de tres intentos lo ha logrado y con ello se rediseña el mapa político a nivel nacional, estamos viviendo el inicio de una realineación política y social con la esperanza de resolver a un buen ritmo las carencias y complejidades cotidianas.

A su victoria se suma el efecto que tuvo el buen uso de la tecnología, las redes sociales y el uso de bots principalmente, estos elementos permitieron, asentar, permear, amalgamar y unificar las posiciones en contra de lo políticamente establecido, por la decepción, el cansancio y el rechazo al sistema actual, además de dar una gran visibilidad a mensajes, fotos, textos y videos, muchos de ellos verdaderos, otros no y algunos otros que, con algo de credibilidad, daban la pauta para influir en el pensamiento y en la decisión.

Nuevos y distintos retos enfrentaremos a partir de ahora todos los mexicanos en este inicio de un cambio de época, hemos sido testigos de la fortaleza democrática y quedó de manifiesto la voluntad de la mayoría de todos quienes asistimos a votar.

Obligadamente se cierran ciclos, se eliminan liderazgos, se mantienen algunos y nacen otros. Iniciaremos un cambio enmarcado por la sorpresa y la esperanza.

A partir de ahora, el lenguaje y comportamiento de todos y cada uno de los ciudadanos debe ser en sintonía y solidaridad con la gran responsabilidad de asumir las consecuencias buenas o malas del resultado de la elección en búsqueda de un cambio, pero sobre todo nuestros actos deben desatar el potencial de un país que tiene todo para ser competitivo y próspero, esta es la esperanza de todos quienes aquí vivimos y trabajamos.

Los mexicanos en cualquiera de los roles que tengamos de aporte a la economía, ya sea como empleados, emprendedores, empresarios, trabajadores o ciudadanos, deberemos estar haciendo acciones conjuntas para impulsar el desarrollo interno, para desatar un crecimiento económico y potenciar el dinamismo global fundamentado principalmente en los múltiples tratados de libre comercio que México tiene ya firmados y operando.

Además, deberemos estar vigilantes, más críticos y muy agudos para evaluar las estrategias y acciones que se instrumenten para poder determinar si cada una de ellas, en verdad mejora las circunstancias prevalecientes actualmente en inseguridad, corrupción e impunidad.  Sobre todo, saber si están a la altura de las nuevas expectativas de un país en transición de cambio.

Se cambia la página de la historia de México, 32 millones de personas votaron a favor del actual presidente electo, las diferencias enriquecen y hay que comprometernos todos en un trabajo conjunto para algo extraordinario, para darle un sentido positivo al cambio y construir un gran país.

Debemos esmerarnos en crear condiciones de desarrollo integrales enfocados en los vectores estratégicos adecuados, hacer uso de los avances tecnológicos y de comunicaciones para que todo el país se inserte exitosamente en la ruta del verdadero desarrollo, en el mundo de la globalización y alta competitividad, esto es lo que permitirá generar un entorno ideal para una competitiva y estratégica globalización.

Tomar riesgos es riesgoso, pero no tomarlos es más riesgoso, sin embargo, es posible encontrar la ruta segura y las razones correctas en tiempos de turbulencia, para esto, deberemos aceptar que el cambio es inevitable y comprender que el crecimiento es intencional. Cada uno de nosotros deberá poner su granito de arena al buscar un desarrollo transformador en las personas y ayudarles entre varias cosas, a saber adoptar el cambio, a saber cómo hacerlo posible y a comprender como mantenerlo vivo.

Desde nuestra arista, deberemos contribuir desde el corazón del cambio, afilando la capacidad de actuar y resolver con sentido crítico, preparándonos y preparando al mejor talento, aprovechando en lo máximo las tecnologías disponibles para la transformación digital, la creación de empresas, la transformación de los empleos y la naturaleza de los trabajos de cara a los retos que demanda la 4ª Revolución Industrial. Sobre todo, buscar la transformación basada en la innovación en todos los sectores promoviendo el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Solo así, podremos ser activos actores para llevar a México a los niveles competitivos y globales que tiene marcado desde años, como su destino posible y probable.

La autora es socia fundadora de Calimeria Business Intelligence, S.A. de C.V., empresa especializada en soluciones para la alta dirección y gerencia, dedicada a desarrollar la capacidad de ejecución estratégica y competitividad de las empresas en temas de Estrategia, Innovación y Capital Humano. Cuenta con Maestrías en Administración y en Innovación para el Desarrollo Empresarial.  Su correo: patricia@calimeria.com